No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

Un delirante día jíster (o no) en Madrid

By Albertiño

Posted in | Tags : , ,

(Para ambientar esta ruta, se recomienda escuchar Hercules and love affair / Painted eyes – Original Version, in flagranti Version & Wolfram Remix)

Amanezco a un nuevo día. Hoy quiero ser jíster (hache sonora que se hace jota, ortografía y tendencia, a la última). Empecemos revisando los códigos vigentes para ser un jíster de pro:

Él: Pantalón pitillo ocho tallas menos de la propia. Más que apretado, envasado al vacío. Camisa de cuadros tres tallas más. Bamba baja, porfavor. Pasta sí o sí en esa montura de gafas, que sirvan para ver o para figurar, que para el caso es lo mismo. Pelos -los que haya, largos o cortos- siempre alborotados. Barba obligatoria bajo pena de expatriación en caso de ausencia de la misma.

Ella: Combinación multicolor de falda+blusa. Todo lo que ellos se aprietan, ellas sueltan amarras. Faldas a la rodilla, amplios vuelos. Blusas con cuello bobo (esperemos que sólo sea el cuello), bailarinas a sus pies; modernas sí, pero tontas jamás, y se camina más cómoda de plano, claroestá. Improbables bolsos-cartera en cualquier material, forma, tamaño y color. Gafadesol 24 horas que cubre un maquillaje perfecto en los tonos que marque la temporada, aunque le rouge absolú en la sonrisa sigue siendo el rey.

Y la actitud en ambos: gesto perdonando la vida ajena y la propia, con cara de no haber comido caliente en días o de alimentarse del aire. La fotosíntesis ha llegado a la personita humana, bienvenida.


Con la pinta adecuada, me echo a la calle. De buena mañana, apetece desayunar. Me meto en una de esas cafeterías modernas en silencio sepulcral, luz suave y plagadas de gente con veintisiempre años, semblante concentrado y rostro iluminado por las pantallas de macs, aipads, aifons, aigüoch…. ailalelo; gente trabajando. A un bar se va a trabajar, a qué si no. Me apetece café y una tostada de pan con tomate y jamón. Una atenta señorita contemporánea con corte de pelo radical me indica que de eso allí no tienen. Le echo un ojo a la carta breve -delgado el público, escuálida la carta- y leo: tosta de pan de hogaza con puré de tomate y toppins de jamón. Menos mal que no había pantumaca… Me apañaré con café con leche que me ponga, oiga. Confirmado: no sé idiomas modernos a la hora de pedir un desayuno, alavistaestá.

la bicicleta la bicicleta II

La Bicicleta Cycling Club
Plaza de San Ildefonso, 9
28004 Madrid

Me echo calle abajo y se me antoja arreglar el barbote. Al fenómeno-barba le pasa como a la rúcula, está en todas partes: la barba poblando las calles y la rúcula, además de ser el alimento favorito de los conejos, está presente en cuanta ensalada que haya surgido de 1998 hasta la fecha.

Acercamos este gracioso caminar a una barbería moderna, lo último en tendencia. O sea, una barbería detodalavida. Tan de siempre, como que es la barbería más antigua de la ciudad. No esperamos aquí masajes capilares relajantes, aceites esenciales de vainilla y mango o cremas hidratantes antiedad. No. Lo que encontramos es un equipo de eficientes profesionales barberos que nos atiende en una barbería preciosa, con suelo hidráulico y sillones clásicos; fotografías que decoran el local con amigos y clientes famosos o no, acompañados de fondo por una cinta de rancheras que rivaliza en tono con los pipís de móviles de la clientela.

Podemos salir con un buen corte de pelo, un arreglo y lustre de barba como pocos y la posibilidad de llevarse un marido osito de entre la parroquia que abarrota sus sillas. Y todo, a precios muy ajustados, plantígrado incluído.

kinze de cuchilleros kinze de cuchilleros II kinze de cuchilleros III kinze de cuchilleros IV

El Kinze de Cuchilleros
Calle de los Cuchilleros, 15
28005 Madrid

Con la imagen bien asentada, me entra el apetito. El modo-jíster implica minimizar la importancia de la comida a niveles anecdóticos, por lo que intentaremos pasar liviano el trance a ver si lo arreglamos con un vermú. O mejor, un llintoni de aperitivo. Porque el alcoholazo de alta graduación acompañará mejor esta hora y maquillará el apetito de manera más efectiva. Escojo el bar en cuestión donde tomarlo, guiado por la buena fama de las copas que allí sirven, el ambiente de moderneo que se respira y lo animado que está a todas horas. El público apostado en la barra y la plantilla del establecimiento, todos primoshermanos de careto: una seriedad de enterrador a tope. No sin algo de reparo, pido el llintoni en cuestión. Cuando veo que en la misma copa coinciden diversidad de hortalizas, frutas y especias, advierto al señor camarero que he pedido un llintoni, no un gazpacho. La cara de enterrador se torna en asesino nato. Tomaré el llintoni sin chistar, ¿o será una menestra 5.0??

la realidad la realidad II

La Realidad
Calle Corredera Baja de San Pablo, 51
28004 Madrid

Con el llintoni haciendo la digestión, visitamos la ultimísima expo en La Fresh Gallery: Linda Bler y otras obras insoladas. A ver si modernizamos un poco la retina en esta galería con tanto color saturado como promete la expo. El autor, Mauro Guzmán. La expo, comisariada por Nancy Rojas. La única parada del día en la que encuentro gente más y menos jíster que yo. Respiro aliviado.

La Fresh Gallery
Conde de Aranda, 5
28001 Madrid

[star_row]

Tanta foto y estilo hacen que al salir me muera por una cerveza. Volvemos sobre nuestros pasos al barrio moderno por naturaleza (Triball, en las inmediaciones de Gran Vía) y tomamos la primera de la tardenoche en una pequeña tienda de decoración y sala de exposiciones con una trastienda a modo de bar con un interiorismo logradísimo que consigue un agitamix entre tienda tendenciosa, almacén desvencijado y after diurno. La mezcla, funciona, y de qué manera: nevera autoservicio con gran surtido de cervezas, ascensor de hierro forjado antiguo como entrada a los baños, público muy mezclado y equipo de camareros atractivo con uniforme de falda militar que para sí quisiera Hugo Boss cuando diseñó los uniformes de cierto ejército alemán.

kikekeller kikekeller II kikekeller III kikekeller IV kikekeller V

Kikekeller
Calle Corredera Baja de San Pablo, 17,
28004 Madrid

Tras la cerveza, enfilamos la hora de cenar y rematar el día. Y ya me harto del momentazo jíster. Ahora sí que quiero cenar, y bien. Me acerco a la casa de Julián Lara, porque con el buen trato que dispensa a todo el que se acerca por El Cocinillas, es como cenar en su casa. Cocina desenfadada y moderna basada en técnicas y productos tradicionales, precios moderados y ambiente urbano. Timbal de aguacate con chipirones, ensalada de calabaza con espinacas, suprema de mero, albóndigas (polpettes) con caponata siciliana…, recuerdos sápidos del propietario con paradas en Francia, Italia y el sur de España.

el cocinillas II el cocinillas

El Cocinillas
Calle de San Joaquín, 3,
28004 Madrid

Share this story

Related Posts

2 Thoughts to Un delirante día jíster (o no) en Madrid

  1. Alberto De Francisco Responder 02/05/2014 at 10:12

    ay mamá, que ya no quiero ser artista, y no quiero ir más a la mar….que hoy quiero ser jister, para que albertiño me lleve a conocer esos sitios! Ahora mismo me compro un moleskine de esos que se llamará la biblialbertiña, porque todos esos lugares son ya de culto. Te sales, maestro…una vez más …et comme d’hab! a tus pies, digo a tus bambas…siempre!

    #
  2. Albertiño Responder 06/05/2014 at 00:40

    No necesitamos comprar agenda alguna: una de espiral y hoja cuadriculada de toda la vida es suficiente para seguir una inspiración, apuntar colores que le darán vida y compartirlo; y apuntando colores eres la referencia a seguir, Alberto.

    #

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: