No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

Tu barba mola, te queda de cine

By Dardo Helguera

Posted in , | Tags : ,

Si en medio de un proceso artístico algo inesperado aporta a lo planificado valor añadido -positivo se entiende-, es una máxima ponerle un bonito lazo rojo y gritar a los cuatro vientos una frase del tipo: “bienvenido a casa!”, “lo compro!” o «gracias! en claro ejemplo de agradecimiento a la suerte.

Pues algo así pasa, en el séptimo arte, cuando observamos a un actor que no se prodiga mucho con una, lucir una. Hablo de una: barba. Un valor añadido estético en toda regla y muy refrescante.

De eso tratará este post: de barbubos cinematográficos esporádicos molones. Actores (descarté actrices a priori) a los que normalmente no asociamos, sobre todo en la gran pantalla, con este rasgo estilístico peludo. Actores que abrazan al vello facial para dar relieve a su personaje como complemento interpretativo puntual o simplemente por exigencias canónicas del personaje; en cualquier caso, una oportunidad para sorprendernos a tod@s.

Aquí os dejo una selección con unas cuantas de estas barbas:

  • Brad Pitt Ya consolidado como gran actor generacional (hace tiempo que se quitó de encima el San Benito de “cara bonita y nada mas”) este maromo esculpido por el mismísimo viento; adorado por jóvenes y jóvenas; viejos y viejas ha lucido en la gran pantalla diversos cortes de barba a lo largo de su carrera. Pero la que porta en KALIFORNIA, por primeriza y cañera, es la elegida. De aspecto semidejada entre no quiero barba, pero no me la afeito; de guaperas ponzoñoso; le viene de perlas para el torcido personaje que interpreta en esta interesante peli.
barba-brad pitt

Bueno, pues ya he follao. Ya me la puedo afeitar.

  • Charlton Heston: La justicia se imparte con la ley. Y si alguien es representante de la ley suprema, esa a la que much@s no deja dormir por la mundana culpa; la que supuestamente juzgará a todos por igual llegado el momento; la divina, ese es: Moisés. Y si hay un hebreo obediente arquetípico en el cine: ese es Charlton Heston; luciendo barba solemne y tupida como la del mismísimo Yavé en LOS DIEZ MANDAMIENTOS.
Charlton Heston-barba

Ley de Murphy, macho! Es trabarse uno un rato y tener como poco 10 whatsApps. Que ya son.

  • Joaquin Phoenix:
    Si algo tiene el vello facial es que pese a modas seguirá siendo un elemento vinculado a la personalidad definida, tanto para bien como para mal. Y la barba, a diferencia del bigote (este tiene otras connotaciones particulares), aún tiene un halo social de decadencia, desencanto y de fracaso vital bien marcado si se combina con dos factores: la juventud y su falta o seudofalta de cuidado.

*Véase a: descarriados, libertinos, vagabundos, iluminados de poca o mucha monta o hipsters. Un ejemplo de personaje subversivo, caótico y librees el estratosférico Phoenix en su controvertido y brillante falso documental I’M STILL HERE.

Joaquin Phoenix-barba

Joer…siempre se me acercan a mí los colgaos.

  • Matthew Fox Este coge el testigo de lo que acabo de plantear. Otro ejemplo de como la barba sigue siendo una señal a priori periférica para el promedio, disfuncional y sinónima de tipos con problemas en nuestra sociedad, es el del personaje de Jack Shephard en PERDIDOS. Cuando en la neoclásica serie este personaje toca fondo en su frustración, se le hace el retrato clásico con barba de semanas, desorientado y oscuro. Muestra clara de que ser joven o joven adulto y poseer barba -desaliñada o no- se sigue ajustándo próximo al arquetipo de la sombra. Interesante.
Matthew Fox-barba

We have to go back Kate, cojones ya!

  • Viggo Mortensen: Me imagino que casi tod@s hayamos hecho la casi inmediata e instintiva asociación con Aragorn, pero no, el mundo de la tierra media se lo reservaremos a otro actor. La peli elegida donde Mortensen luce una buena barba postapocalíptica o sea -sucia, cansada y superviviente- es la desasosegante THE ROAD.
Viggo Mortensen

Muchos y muchas, pero un montón, de penes y vaginas fuera de plano.

  • Robert Downey Jr.: IRON MAN supuso el volantazo de calidad a las películas de Marvel como respuesta al éxito de crítica y publico del Batman de Nolan. Y gran parte de la culpa fue el carisma proyectado por su protagonista. La interpretación con garbo de un genio tecnológico mordaz, cínico y playboy convertido por gusto en superhéroe popular. Al cual su barba perfilada de “chuloyate” le sienta como un guante.
Robert Downey jr.

Me cuesco en circuito cerrado.

  • Leonardo DiCaprio: Más en boga que nunca por su fantástico trabajo en el LOBO DE WALL STREET y por su reciente “memeo” de “casi me llevo un Oscar” en la última edición de los premios de Hollywood; el eterno candidato al ídem e infravalorado actor para la industria norteamericana –o eso parece- lució una sureña, sugerente y puntiaguda barba en DJANGO UNCHAINED. Desde aquí ánimo, Leo, llegará!
Leonardo DiCaprio

-Hola, soy Oscar, encantado.

  • Ian McKellen: Como adelanté líneas más arriba, EL SEÑOR DE LOS ANILLOS, per se, merecería un post barbudo aparte por todas las que ahí se juntan: tanto por color, largura, espesor, forma… Pero si hay un gran icono que las representa a la perfección por su peso en la trama, excelencia, brío y poderío; a la vez que resume el concepto de actor que normalmente no se le ve con barba en el cine; ese es el gran mago Gandalf. Un mago que posee el mérito de haber llevado los dos estilos polares de barba con honores: la casual y despreocupada como Gandalf el gris; y la impoluta y señorial como el Gandalf el blanco. Eso sí, sin que eso afecte a su lucimiento siempre con una clase y un carisma que pa’qué.
Ian McKellen-barba

Oscar, dice…

  • Bill Murray: Es cierto que ahora es más común ver a este estandarte de la comedia comercial gamberra de los 80-90 con barba o bigote en su vida personal. Quizás sea porque el aire indi le haya motivado, y ahora quiera experimentar con looks más modernillos; o simplemente porque le sale de los huevos. Sea como fuere una muestra de su genial barba canosa se pudo ver en su día, en la venerada LIFE AQUATIC; adornando la cara de ese personaje genial, el visionario en horas bajas y vengador particular Steve Zissou, al que da vida con el ya habitual rigor interpretativo “nuevo-murray”.
Bill Murray-barba

Na! me rindo. Nadie mejora el sketch de la manzana de Tony leblanc.

  • Tom Hanks: Una de mis barbas favoritas es la de mendigo. Y por ende, también la versión alternativa marítima: la de náufrago. A Tom Hanks es habitual verle con la cara impecablemente afeitada, casi de anuncio de cuchillas; de ahí que uno de los activos de la maravillosa NÁUFRAGO de Zemeckis sea verle con una auténtica facha de hombre a la deriva: más moreno que la madre que lo parió, hecho polvo, con sus greñacas quemadas y liadas y su barbaza nido de pájaro.
Tom Hanks-barba

Cuatro años sin ver un g-gif…

  • Al Pacino: Algunos dicen que está de capa caída como su colega Rober de Niro, pero francamente a quién le importa. Como si se dedica hacer castañas por el fin de sus días. Al lío (chiste fino para hilar), en SERPICO nos regala una estampa barbuda retro impecable -que bien parece la de cualquier chico actual de Barcelona- haciendo las delicias de los más “hisptéricos”.
Al Pacino-barba

Te veo en el Primavera Sound.

  • Johnny Depp: Pese a que a este sí es más común verle con su barbilla y bigotillo en su día día, no lo es tanto en la gran pantalla. La que nos concierne, como la del pirata amanerado Jack Sparrow, es una barba por zonas, escasa y canalla acompañada por dos trencitas aprovechando su punto frondoso; haciendo suyo el dicho “menos es mas”.
Johnny Depp-barba

Con Dios, me voy a chuscar.

  • Luke Wilson: Uno de los musos de Wes Anderson luce esta fenomenal barba compacta que tan bien le queda en THE ROYAL TENENBAUMS. La barba junto con el cine de autor del cineasta de moda forman en nuestro tiempo un binomio estético paradigmático para todo indimoderno que se precie. En ciertos festivales se rumorea que la barba sale con más fuerza si te gusta el cromatismo detallista Anderseniano.
Luke Wilson-barba

Hasta mis pedos pegan con el cromatismo de Wes Anderson.

Y a vosotr@s, ¿cuál os mola más?
¿Qué más barbas cinematográficas no habituales incluiríais?

Share this story

Related Posts

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: