No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

Otra de modernidad en el plato, y van dos

By Albertiño

Posted in , , | Tags : , ,

Infusión de caipirinha de melón y una remolacha que, agitando el plato, surge de la tierra

Sólo raciones hard rock. Todo para compartir, en el centro, a la francesa (contemporánea). Una experiencia de alta singularidad. Ritmos vertiginosos, colores fulgurantes, emociones en alza. Propuestas desenfadadas. Localizaciones seductoras. Iluminación, decoración, atrezo, todo cuidado, siempre. Atención especial a la atención. Atención al cuadrado o al cubo (de mantequilla). Como los camaleones, un ojo puesto en la atención al público y –sobre todo- el otro ojo pendiente de lo que ese mismo público pueda cacarear en según qué redesocial, páginadeopinión, bloggggg o tripadvisors totales,

Otra de modernidad en el plato, y van dos

Bocadillo aéreo de buey de mar y aguacate

Si los términos o expresiones anteriormente escritas renglones arriba (o alguna de ellas) resultan a simple vista familiares para cualquier persona de a pie como usted que lo lee, felicidades. Entra de lleno en la más absoluta modernidad culinaria, en línea con lo que actualmente se ofrece, una modernidad en la que se intenta ofrecer una cocina a la última y penúltima, de gran calidad, en un local precioso y con una atención esmeradísima. Y todo, a precios populares. Hasta aquí la teoría, todos rendidos ante tanto atractivo,

El lazo crujiente de boniato y transparente de panceta ibérica curada y avellanas garrapiñadas con saúco

Otra de modernidad en el plato, y van dos II

Veamos ejemplos de todo pelaje y condición que responden a todos-toditos estos presupuestos; ¿y cómo acercarse a ellos?? tan sencillo como leer por encima y “oler” las cartas de algunos de los últimos negocios en llegar a la escena culinaria, y nos llevamos la primera en la frente: entrar y sentarse a picar algo en estos locales informales tiene un peajede 2,50 euros de media en concepto de servicio de mesa. Pasarán por informales, pero el precio de sentarse es bien formal y serio, casi de etiqueta. Bien empezamos. Estimado empresario joven y emprendedor, entienda que al entrar, sentarme en su local y pedir comida y bebida no voy a comer con las manos, algún artefacto al uso tendré que utilizar. Comprendiendo además que en los precios que va a facturar por tal actividad (comer, beber) van incluidos esos costes mencionados. Pero al parecer, no es así. Por lo que si usted me lo cobra aparte, una vez finalizado el servicio, me lo llevo. Mantel, copas, tenedores e hijuelas. Es así,

Otra de modernidad en el plato, y van dos III Otra de modernidad en el plato, y van dos IV

Ravioli de obulato rellenos de pesto para mojar en suero de parmesano

Nos paseamos por las propuestas de carta. Ops. Ningún plato (leído al derecho o al revés) baja de los dos dígitos. Mezclando platos de cartas de diversos sitios, pongamos que apañamos el tema con algo de ensalada moderna tipo burrata –mal diferencia el comensal de a pie una mozarella fresca de la burrata pero nos haremos los entendidos por un día-, milhojas (o dos mil, tampoco vamos a contarlas) de tuétano y vieira y unas patatas mansas (bravas domesticadas). Un vino de precio medio para lo que la carta indica y ya. Total, 45 por barba, sin correr. Y sin mirar a los postres, que casi siempre llegan en carta aparte suponemos que para no contagiarse de los dos dígitos del resto de platos, aunque no quedan muy atrás todoseadicho,

Polvorón de tomate y caviar de aceite arbequina en risa de pantumaca

Casi en la totalidad de negocios actuales la oferta de beber y comer se multiplica debido a los horarios extensivos que practican, por lo que se puede ampliar el disfrute comiendo, bebiendo y volviendo a beber un copazo. O diez. Eso sí, la Visa bien visible, porque apretar el acelerador y forrarse a negronis puede traer un agujero en el bolsillo que ni la fosa abisal. Pero todo es informal, no perdamos la perspectiva. Nos dan el palo, pero casual,

Otra de modernidad en el plato, y van dos V

Macarrones transparentes de jamón a la carbonara dinámica

Otra de modernidad en el plato, y van dos VI

¿Qué suele pasar con estos locales?. En general, dos pasos bien diferenciados:

Paso uno, en un primer momento y recién aterrizados producen gran expectación, fiebre inmediata de crítica profesional y privada por conocerlo sí o sí. Alabanzas y comentarios positivos. Todos los Instagrams empapelados hasta arriba de fotos de platos,

Paso dos: Pasados los calenturones de la fiebre anterior, las propuestas desenfadadas a precios severos se mantienen gracias a un público más o menos internacional –léase turistas- que consume la propuesta sin sustos en el bolsillo dada la fortaleza de las economías de las que parten.  De toda la crítica anterior enamorada, ni rastro,

Anchoas y mató helado de almendras con trufa, miel de Nueva Zelanda y piñones. Menos mal, un postre clásico con el que digerir tanta modernidad,……………..,

Share this story

Related Posts

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: