No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

«No destruyáis el extremo de vuestra barba»

By Carles Suñé González

Posted in | Tags : , ,

 

No os cortéis el pelo que está a los lados de vuestras cabezas, y no destruyáis el extremo de vuestra barba (Levítico 19: 27)

Así lo manda la Tora. Los judíos más tradicionales ni la retocan, y muchos menos la rasuran. La navaja, sobre la piel, queda terminantemente prohibida. La Cabala considera la barba una gran energía de Divinidad que posee trece bendiciones.

Las grandes civilizaciones mesopotámicas, los egipcios y griegos ya tomaron la barba como signo de distinción, poder, sabiduría y virilidad. Los judíos la usaron como elemento de subversión al afeitado pagano que imponía el Imperio romano. Y los hubo (y los hay) que la asociaron a prácticas diabólicas o de terrorismo. Para saber más sobre la historia de las barbas, os remito al artículo La historia de la barba y del afeitado. de Pilar Gil Villar para Quo. Si quieres conocer algunas barbas con historia, L’Oréal te las presenta.

illustration beard

 

Sobre el presente. Resulta curioso como se tiende a asociar -ridículamente- la barba a un determinado colectivo: los hipster. La barba se está democratizando y convirtiéndose en una tendencia que se comerá a sí misma (cómo todas). Con fecha 9 de enero de 2014 -sí, sí 2014, hace dos semanas- el New York Times publicó el artículo The Brooklyn Beard Goes Mainstream, firmado por Alex Williams. En él escribe sobre el uso mainstream de la barba: desde el pueblo llano hasta la clase política y las altas élites. El claro signo del banquete.

Y no soy el único que piensa así: leed también el artículo Beards are Officially Uncool Because The New York Times Has Called Them a Trend, firmado por Scott Christian para la versión estadounidense de GQ. Me encantan estas puyas entre publicaciones.

Solo el tiempo demostrará quién luce barba por modas o por convicción. No digo más.

Share this story

Related Posts

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: