No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

Malayerba, barbas finas

By Albertiño

Posted in | Tags : , ,

Malasaña, barrio en el centro de Madrid que se inventa y reinventa constantemente desde hace más de treinta años. En la plaza del mismo nombre, NSMB visita una barbería recién estrenada pero que, nada más verla, nos traslada a una época pretérita, donde un arreglo personal masculino no se entiende sin un buen afeitado, perfilado de bigote, recorte de barba, corte de pelo y mantenimiento de todo lo anterior. Malayerba es su nombre. Andrea de Pascali y Roberto Martín Magán sus barberos titulares.

Malayerba-barbas-finas

Charlamos con Magán (Madrid, 1977) para descubrir a un barbero de vocación, desde el ’96 en el oficio y cuya conversación contagia esa pasión que muy poca gente tiene y mantiene en su labor profesional. Siempre dedicado a la barbería masculina, rehuyendo de cualquier tipo de negocio mixto/unisex/femenino/lacaporquesí, hace poco tiempo le surgió esta oportunidad y se embarcó sin duda: barbería en local esquinero, luminoso y con grandes ventanales a la calle. Luz directa de la plaza, reforma pensada y madurada, ambientación y estética retro. Cuidadoso y atento, Magán se esmera en atender a cada cliente, asesorando y orientando en función de cada necesidad, porque cada persona, cada gesto, cada barba, son únicos, y así los trata y cuida este barbero. 

Magán II Magán I

Hasta aquí, un primer guión dentro de lo normal: NSMB visita una barbería chula en barrio de moda, trayectoria de los geniales barberos, cuatro comentarios de la ambientación, unas fotitos para acompañar y hale, a correr. Pues no. Nos olvidamos de todo el párrafo anterior y le damos la vuelta al guión:

Malasaña. Barbería Malayerba, tarde de verano, interior día. En escena, el barbero Magán en acción (pantalón príncipe de Gales y zapato Oxford bicolor), un cliente despistado esperando su turno y alguien que saluda sonriente a la fotógrafa y al aquí firmante, que entran en la trama en ese momento. En el aire suena Chet Baker. El sujeto que saluda es David García Hernández, pieza clave en el argumento y pilar de apoyo del decorador Guille García-Hoz, artífice de la obra que convierte este local -antes juguetería- en una flamante barbería de los años ’30, que también sirve de escenario ocasional para algún  rodaje de cine. Los editoriales de moda están al caer, se huele. Mobiliario original, lavacabezas de latón y porcelana de Talavera, sillones de rejilla con más de 60 años. La climatización y el sonido son las únicas concesiones a la modernidad: altavoces de sonido envolvente disimulados tras gramolas y radios de época. Utillería tradicional, mostrador de madera, cristales biselados. Diversidad de productos de cuidado facial pueblan dos aparadores, líneas cosméticas de pura tradición inglesa, gentlemería amasnopoder; actualmente tienen en perspectiva una línea cosmética propia desarrollada por Olivia Soaps, y las referencias barberas que guían el estilo barbero las encontramos en NY Barber Shop y Schorem, dos mascarones de proa en cuidado masculino, ambas en Rotterdam.

Guille y David II Clientes Guille y David I

Ahora es Nina Simone quien funde su voz con el disparo de la cámara de Marta Sg, que continúa sacando encuadres dentro y fuera. Un nuevo cliente entra en escena con su mujer, así como el decorador Guille antes mencionado. Presentación comunal todos-con-todos, festival de barba por todas las esquinas, la conversación se vuelve conjunta, y………, ¿podemos con un tercer giro de guión…..?, aquí está:

El nuevo cliente recién llegado no quiere esperar. Tras escudriñar los estilos de barbas presentes, bien pobladas todas ellas, decide que la suya está demasiado corta como para recortarla más. Cambia de opinión y sustituye corte de barba por caña “sin alcohol” en el bar más cercano, que el calor achicharrante no da como para mucho triatlón e ir lejos. Quien dice caña dice copazo, que la tarde lo merece. Su esposa de cuerpo presente es todo hieratismo, quietud y simetría; arte egipcio hecho persona. Detrás de todo esta escena, el ojo que todo lo ve desde la sombra: un socio inversor metido en el negocio publicitario y apasionado del lujo más clásico; allá donde monta una sucursal de la agencia de publicidad, allá que pone en marcha un negocio tangencial vinculado con sus estilosas aficiones: desde un taller de automóviles de colección a una barbería, como es el caso. De hecho, la sede de la agencia comparte pared medianera con la barbería y también decorador, claro. Pero la agencia y el decorador son tramas que veremos otro día.

Expositor I Expositor II Malayerba Frontal, Malayerba II, salón, Malayerba III, interior, Malayerba IV, interior, Malayerba V, interior,

A estas alturas,  tres guiones, tres historias de una misma realidad y sólo una barbería con mes y medio de vida. Prometemos seguirle la pista a Magán, a la barbería, a los rodajes y a todas las historias que de este escenario de los años ’30 puedan surgir……, a ritmo de swing.

Malayerba-barbas-finas

 

Malayerba, cortes y afeitados finos
Plaza Dos de Mayo 3
Madrid
912 16 39 00
https://www.facebook.com/barberiamalayerba
https://www.barberiamalayerba.es/

 

 

* * * Fotografía: Marta Sg

Share this story

Related Posts

4 Thoughts to Malayerba, barbas finas

  1. Roberto Martin Magan Responder 12/08/2014 at 14:42

    Magnifico reportaje. Autentico y con mucho gusto. Refleja la realidad del dia a dia en Malayerba. Gracias!!!!

    #
  2. patricia Responder 13/08/2014 at 10:00

    Me gusta tanto que estoy por dejarme barba! Patricia

    #
  3. Johann Andreu Responder 21/08/2014 at 20:48

    Así me gusta! Dedicar toda la atención que se merece a los barberos. Porque es esencial cuando tienes barba, tener a uno, a tu favorito. Porque eso de arreglarse la barba delante del espejo es un destrozo, y hay que confiar en estos profesionales. Además que el ritual del barbero es tan relajante…

    Aquí un enlace divertido e ilustrado que no olvida a los barberos:

    https://goo.gl/4bkOSO

    #
  4. Daniel Responder 19/11/2015 at 14:10

    Una pena. La barbería tiene buena pinta pero la soberbia de alguno de sus peluqueros echa todo a perder. Me dejé aconsejar por uno de ellos y fue la peor decisión que pude tomar. Feo y anticuado corte nada recomendable para mi tipo de pelo y peinado. Aún así según avanzaba el corte le dije que no apurara tanto y no me hizo ni caso. Para terminar, carísimo para lo que hacen. Estoy deseando que me crezca el pelo para volver a mi corte anterior. Que aconsejen mal a otro, yo no vuelvo.

    #

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: