No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

Érase una vez…el Houtsiplou!

By Alberto De Francisco

Posted in | Tags : , ,

Así se llama, como si de un cuento de niños se tratase, esta especie de paraíso perdido en medio de Bruselas que no es país, ni ciudad, ni barrio, sino una de las “brasseries” bruselenses con más duende….y duendes!

El término Houtsiplou, o mejor dicho, “houtsiplou-les-bains-de-pieds” se usa en Bélgica para referirse a un lugar imaginario, a diferencia del auténtico “Hout-Si-Plou”, una aldea que existe, de verdad de la buena, entre Neupré y Esneux, en la provincia de Lieja. Los flamencos usan una noción equivalente, “Bachten de Kupe” como sinónimo de “en el culo del mundo”, o para referirse a un lugar dejado de la mano de Dios.

Cuenta la leyenda que hace muchísimos años, el molinero de aquella aldea valona, inquieto por la falta de lluvias en la zona, despertó a su hijo en medio de la noche para preguntarle, también en valón, precisamente eso: …»escucha a ver si llueve» (hoûte s’i ploût!).

El caso es que nuestro local es uno de esos rincones con encanto que uno descubre por casualidad, cerca de la Academia de Bellas Artes y a esa hora ideal para volver a desayunar.

Al atravesar la puerta de la brasserie y como por arte de magia, desaparece todo lo malo que pueda recordarnos a una ciudad: allí no llega el ruido del tráfico y hasta el color gris que domina el paisaje bruselense se llena de colores, de personajes históricos que, acompañados por otros de cómic, nos dan la bienvenida desde los muros del local y nos sacan una sonrisa.

Mesas largas, flores y luz a raudales, música –buena y suave- … «De l’eau pétillante et un espresso, s’il vous plaît!»…y la niña tirando de la camiseta : «papi…..¿no quieres ir al baño?»

Sus propietarios, Fouad y Julie, conocedores de la magia de ese lugar, nos proponen un menú “petite restauration” que bien podría llamarse “siéntete como en tu casa desde que entras….a la que a partir de ahora también es tu casa”, con especialidades belgas, pero también con un sinfín de platos internacionales-sin-fronteras-y-siempre-imaginativos. ¿Qué? ¿Que no te lo crees? Pues echa un vistazo al menú…..que también está en castellano (el propio Fouad nos cuenta que pasó varios años en Sevilla). Mientras, la niña sigue insistiendo: “anda, vete al baño…..ya verás, ya…


Menú-Érase una vez....el Houtsiplou

Uno se resiste a dejar esa aldea de paz y colorines en pleno corazón de Bruselas y antes de marcharnos, hacemos caso a la niña, que sigue emperrada en tirar de la camiseta, y vamos al baño, al fondo a la izquierda, como casi todos, a ver qué es eso que quiere que descubramos.

Allí, las paredes, negras como la noche, están llenas de mensajes, de dibujos, de sonrisas, de corazones y hasta de poesías. Una bandeja con tizas de colores nos invita a escribir, a dibujar, a soñar…Si es que, en el Houtsiplou, todo es posible.


Share this story

Related Posts

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: