No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Cuenta

Barcelona (pase I)

By Albertiño

Posted in , , | Tags : , , , , , ,

Vermú con un “touch” de ostra. Una terraza con vistas al puerto. El Mercado de Sant Antoni. Gente guapa en el bar Tarannà. La barbería que acaba de llegar a Gràcia. Vinazos de la tierra. Y canelones. Un paseo gastronómico y estiloso por Barcelona, en dos pases.

 

Barcelona (pase I)

 

El Ensanche y James Bond

El ensanche barcelonés guarda joyas arquitectónicas (ya sabido) y hosteleras (no tan sabido) como Monvínic (Diputació 249, 93.272.6187). Entre calles que forman un trazado racional de cuadrícula perfecta y esquinas en chaflán, nos acercamos a este espacio, que es lo más parecido a tomar un vino dentro de una película de 007. Goldeneye en concreto. Enoteca y restaurante, espacios amplios y decoración muy cuidada. Espejos, terrazo ahumado, profusión de dorados, paredes enteladas en crudo, terraza interior ajardinada,

Luz baja y cavas de cristal retroiluminado para una puesta en escena teatral y refinada. Sumilleres con ganas de agradar, cercanos y muy profesionales. Divulgación alrededor del mundo del vino, catas, cursos personalizados y también asesoría hostelera. Posibilidad de pedir medias copas para llegar así a más variedad de vinazos o cavas (Loxarel Reserva Milenium 2010 bien rico…..). Cartas interactivas en tabletas, atmósfera serena, ambiente internacional (que no turisteo) y precios muy muy severos. Avisaditos quedamos,

 

Gràcia. ¿Te gusta caminar?

Pues dale, que enfilamos los andares hacia el barrio de Gràcia. Un pueblo tranquilo dentro de la ciudad y con varias plazas que articulan las calles y dan sentido al barrio con árboles y terrazas. Ambiente distendido y relajado. Edificios con balcones mínimos y mesitas veladores. Calles estrechas a las que asoman negocios de lo más variado, pero siempre con un punto artesano: pequeñas joyerías que albergan grandes maravillas, tienditas de ropa con ese-algo-más que aporta un toque diferente o barberías recién llegadas como Sr.- Barba (calle Xiquets de Valls), con apenas tres meses de vida en el barrio; está todavía sin cartel y apenas ha hecho publicidad hasta ahora. Dos olivos en la puerta fijan la atención del paseante y dan la bienvenida a una reforma completa del local que antes acogió una peluquería de señoras o una tienda de ropa. Ahora luce viguería y ladrillo a la vista, madera y espejos biselados. El ambiente, el trato y la maña de Toni su propietario hacen que merezca la pena la visita,

Barcelona Pase I - Sr. Barba

Sin salir del barrio, hace un vermú. Mil posibilidades alrededor de este momento del día, en alguna terraza o también en los bares y bodegas de siempre. La Plaza de la Virreina, de la Revolució………… Plazas vivas, de matrimonio con perro o de boda inclasificable salida de un rodaje de cine. Cerca de la plaza de la Vila de Gràcia es donde nos quedamos con dos direcciones interesantes y muy cerca una de la otra. L’Anxoveta (Sant Domènech 16) es un bar mínimo, bien gestionado por un matrimonio que atiende con mimo una selección de vinos elaborados con uvas de escasa presencia (atención a la muy local Montonega en un Mas Rodó Blanc 2013 D.O. Penedès). También encontramos tapeo entretenido, curioso: buen aceite y mejores aliños, matrimonio de boquerón y antxoa, quesos nacionales o alcachofas en algunas combinaciones,

Otra dirección a tener en cuenta es La Vermu (Sant Domènech 15), tasca de reciente aparición que cumplirá un año de vida ahora. Tonos blancos y rojos, mucha simpatía y sifones que saludan desde el mostrador de mármol. Tapeo casual (ensaladilla, tartar de salmón, butifarra, encurtidos),

Un aperitivo sin una buena comida después se queda algo flojo y no queremos que así sea, por eso dignificamos el mediodía a base de cocina tradicional catalana: coca de gambas y cebollitas para empezar a hablar, bacalao y escalibada, buenos canelones o chup-chup de albóndigas con langostinos,……… Hay mucho oficio en las manos del padre de Ramón Freixá, Josep María, quien cocina en la casa familiar Freixà Tradició alejado de la modernidad en la que navegan las propuestas de su hijo en Madrid. Atención de escuela clásica, atmósfera burguesa y corrección culinaria en una sala preciosa. Bodega bien armada (original Ekam Riesling 2010, D.O. Costers del Segre) y postres golosísimos. Muy muy recomendable. (Sant Elies 22, 93.209.7559)

No sólo de comer vive el hombre. También de cenar. Si apañamos el remate del día sin salir del barrio de Gràcia, un destino infalible es D.O. Vins i Platillos (Verdi 36,  93.218.9673), una suerte de vinoteca pequeña con muy buenas tapas de cocina. Espacio pequeño y abierto donde Emilio y su gente forman un equipo ágil que ofrece una gran selección de cavas y vinos catalanes de todas las D.O.: Priorat, Penedès, Conca del Barberà, Costers del Segre, Monsant. Y tapas de cocina que vuelan a mucha altura: carpaccio de aguacate con bacalao esqueixado y olivas, buey de Nebraska con kétchup picante, sardina marinada con tartar de tomate, canelón de pato confitado y ceps. Un festival. Perderse el llintoni posterior en el bar Canigó es imperdonable (Verdi 2), 

 

Doce meses, doce cavas en el Raval

Una mezcla cultural como en pocos barrios se encuentra. Una zona de la ciudad en la que encontramos a escasa distancia una carnicería árabe, el Centro de Arte Contemporáneo, un kebab, la Casa Camper o una cuadra más p’allá un tapeo de impresión. Y en estas nos entretenemos ahora. En zampar, digo. Aprovechamos las fiestas del barrio para acercarnos a Suculent y la Taverna del Suculent, ambos de Carles Abellán, ideólogo y propietario de otros formatos en la ciudad como el restaurante del Born Comerç 24 o el  Tapes 24,

Si queremos un tapeo de gustos populares pero con técnicas actuales, Suculent es nuestro sitio (Rambla del Raval  43, 93.443.6579). Lugar tranquilo, decorado a modo de taberna tradicional en tonos verdes y granates, personal divertido, con mucho carrete y ambiente tabernero pero con detalles cuidados (tapeo en la barra o en mesas altas con buena cubertería y servilletas de hilo). Hay posibilidad de pedir tapa a tapa cada una de sus propuestas o bien orquestar un menú y compartirlo todo, acompañándolo con vinos de una bodega muy bien escogida; en este caso, con un Abellán Bobet Acit (blanco) comienza el show: Brandada de bacalao con olivada dulce. Ensalada Waldorf. Croqueta de asado. Sepionetas con foie. Caballa marinada y crema de calabaza con un punto ácido irresistible. Steak y tuétano. Xapadillo (huevo, anguila, caldo de panceta ahumada). Parpatana de atún rojo a la brasa. Tapeo sexy, desenfadado, muy original. Suculento, como anuncia su nombre,

La Taverna del Suculent (Rambla del Raval 39, 93.329.9707) y su casa madre El Suculent comparten vecindad, pero no cocina: ambos locales tienen cocinas distintas. Aquí, se ofrece un picoteo más diurno en un ambiente de canalleo de bodega que mira al Sur y con las ideas claras: comer, beber, rebañar y volver a pedir más. No hay mesas, no hay reservas. Compartir con estilo: vermú de Reus, normal y reserva.  Torreznos de pulpo. Alitas de pollo de corral con gambas. Entraña con chimichurri. Arroz montañés. Mollete de chicharrón. ¡Ostras qué manzanilla! ostra con manzanilla y chalota, el toque definitivo de locura para venirse arriba y no bajarse nunca. Selección curiosa de cava por copas (doce meses, doce cavas….., una bodega invitada por mes) y los jueves la lían con La Rumba por Montera………., fiesta garantizada, 

Share this story

Related Posts

No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: