No sin mi barba, el portal líder dedicado a la barba

Barbería, a dos manos

Un artículo de Albertiño

Publicado en , | Tags : , , ,

Están ustedes ante la que quizás sea la entrada más surrealista de cuantas hayan podido leer en este humilde y barbudo portal. Abrimos quirófano para diseccionar dos pacientes: un local y uno de sus capataces: Barbería y Xabi Barral. Los cirujanos, Albertiño y Carles.

Un experimento que bien podría llevar el sello Frankestein. Una entrada hecha de trozos, de harapos cosidos, que esperamos les haga disfrutar tanto como a nosotros. 

Pasean y lean.

Barbería-coruña

Quedamos en el Universal de Coruña. A las 4 de un martes. Los martes y los lunes son sus días libres. Llego unos cinco minutos antes y pido un cortado largo de café. Al rato, Xavi Barral entra, nos abrazamos y le pido otro cortado a él.

Xabi Barral

Xabi Barral. Foto: Pablo Mella

Yo, con mis aires de pseudoperiodista en horas bajas, saco iPad, Moleskine y boli. Él, seguro y barbudo me dice que tiene toda la tarde para mí. Presiento que todo mi arsenal no me servirá de nada, y así es. No tenía nada preparado, ninguna pregunta pensada. Todo fluiría. Y fluyó.

Lejos de las entrevistas estancas y soporíferas, lo nuestro fue más como una charla de colegas, salvo que yo estaba cortadísimo y sentí quedar como un imbécil: hablando sin parar e interrumpiendo. Me suele pasar con la gente que me resulta interesante.

Los 3 mosqueteros-Barbería

Xabi, Juan y Salva.

Xabi es arquitecto, pero lleva muchos años en la restauración. Estuvo al frente de varios restaurantes de renombre en la ciudad de cristal. La vida le tenía unos derroteros que ni se imaginaba. Un cambio, con el amor como fondo y la pasión como motor, que le llevó, junto a Salva y a Juan a montar Barbería, hace cuatro meses. La historia tiene muchos más matices, por supuesto, pero no es cuestión de airear aquí todos los detalles.

Más que un sitio de tapas, nada que ver con un restaurante al uso, ¿el penúltimo local moderno, quizás? Mejor lo dejamos en una sabia combinación de todas las ideas anteriores. Y más. Érase una vez una idea que surge para ofrecer un espacio en el que quedar, tomar una caña, picar algo con criterio, alargarlo con una buena copa y al mismo tiempo poder disfrutar de actividades de lo más diverso que giran alrededor de la música, la lectura…, y esa idea cobra vida aquí.

Para los que conocieron otras épocas y locales y haciendo memoria en la ciudad, tiene un aire con la desaparecida cafetería Alfama que se ubicaba a escasos metros y con la que comparte una ambientación cómoda y una iluminación relajante. Aquí nos encontramos con mesas pequeñas y cercanas, a modo de bistrot, una decoración curiosa que hace honor al nombre del local (en alguna foto se puede comprobar lo estiloso que queda utilizar el motivo de la barba como principal decoración, muñecos clicks incluídos) y la banda sonora que acompaña el conjunto bien seleccionada. En el tiempo que lleva en marcha mantienen un estilo fiel a sus orígenes y que van adaptando también en función de la demanda y aceptación del público.

Barbería

Foto: Roi Alonso.

Barbería tiene ángel. Su decoración surgió casi de manera espontánea, pese a los estudios de interiorismo de Mr. Barral. El retrato de Don Santiago, un retrato anónimo, es la imagen de adoración. Cuadros, fotos barbudas tomadas por su hermana, Miriam Barral, y capturas de clientes decoran las paredes color grana del local. Los muebles recuperados de la oficina de un abogado, y una silla de barbero. Todo tiene un aire bohemio chic que invita a ir tarde tras tarde, noche tras noche. Y un ambiente de gente guapa que muchos quisieran muchos tener.

Barbería se ha convertido en el sanctasanctórum de los comidistas coruñeses. Platos de calidad a unos precios anti-crisis. Y cuando digo de calidad, digo de calidad. Y el minimalismo se queda fuera del local: platos con fundamento y fundados, nada de platos enormes con una minúsculo bocado centrado. 

Albertiño, Xabi y Carles.

Albertiño, Xabi y Carles.

La barba de Xabi Barral y su equipo dan la bienvenida con una sonrisa y una caña. O un vino escogido de la breve selección que ofrece. O un vermú reserva. Platos para compartir en raciones que animan a ello. Carta inexistente, manteniendo la divertida costumbre de cantar la carta. Porque, como dice Xabi, la carta es él. Tres o cuatro platos fijos que mantienen y tres o cuatro platos que varían a diario, siempre en función de las idas y venidas del género en el cercano mercado de San Agustín.

“Queremos ser líderes de segunda B”, confiesa Xabi. No les interesa competir en ligas superiores, están cómodos dónde juegan y lo hacen como pocos. Tampoco se plantean ser el sitio de moda, porque ya tienen su parroquia, pero lo cierto es que con el poco tiempo que llevan cada día llenan hasta los topes. Su sesión de vermú de los fines de semana es la misa de los ateos: vermú o martini, con algunos de sus tapintxos y música en directo, se convierten en la mejor opción de un sábado o domingo ociosos. Xabi me alerta de que habrá novedades al respecto.

Como ejemplo de lo que aquí se respira, el pasado miércoles fuimos a cenar y optamos por el menú degustación: 7 platos y postre por 12€. Sí, sí. La locura. Lo regamos con dos copazos de Seagrams. Salva nos trajo de primero unas aceitunas cultivadas en Galicia alegando que le interesaba que las probáramos ya que el resto de platos que degustaríamos llevarían aceite de esa misma aceituna. Tras las olivas, empezó el festín: mariñeiras con emulsión de pulpo y pesto rojo, otras con salmón con tártar de algas y otras con paté de boletus con frutos secos. Seguidamente, una ensalada de rulo de queso de cabra con pipas y sirope de frutos rojos, pulpo con puré de patatas y aceite de oliva, caponatta siciliana, xarda (caballa) con crema de piquillos y pesto rojo, y para rematar, lagarto con crema de piquillos. De postre, tres cortes de tarta: de violetas, de toffee y de frutos rojos.

Mariñeiras de salmón con tartar de algas

Mariñeiras de salmón con tartar de algas

Compota de zanahoria con calabacín, vinagreta almendras y balsámico de miel

Compota de zanahoria con calabacín, vinagreta almendras y balsámico de miel

Lagarto con salsa de piquillos

Lagarto con salsa de piquillos

 

Manejan un producto de buena calidad en preparaciones sencillas: cremas, plancha y cocciones cortas con alguna que otra salsa y aderezos ligeros. Y postres caseros, como detallamos. Preocupación por el producto de cercanía y por ofrecer platos pocos conocidos y con gran sabor. En el mismo plano-secuencia se puede disfrutar de una banda sonora con bases de mambo, combinarla con el montaje de una feria del vinilo para el vermú del día siguiente y compartir un menú como el detallado, que sirve como buen ejemplo de que Barbería ofrece ese punto diferente en el panorama de tapeo de la ciudad que anima a conocerlo.

BARBERÍA ES UN MUST. Y ya os advertimos que va a dar que hablar. Y mucho. Sino, atentos.

Comparte este artículo ;)

Artículos relacionados

  • Alberto De Francisco

    NSMB+Barbería! Uffff, se me cae la barba…digo la baba, digo el vermú….o mejor un seagram!

  • Albertiño

    Todo lo que dices, uno detrás de otro………., vermú, unas mariñeiras y seagrams para la sobremesa, llena de conversación y risas,

A %d blogueros les gusta esto: